BOXEO

jueves, 01 de octubre del 2015
40 años de ALI vs FRAZIER 3
Hoy se cumplen 40 años del tercer combate de Muhammad Ali vs. Joe Frazier. Como la mayoría de los que amamos la historia del boxeo y los que vivieron esa época, saben que fue otra guerra entre estos dos grandes de la historia del boxeo. Tan así, que se llevó el galardón de "Pelea del Año" según "The Ring" y para añadir un poco de historia, este combate fue el primer evento por PPV registrado.

Pero ya me conocen, iré más allá y les contaré una historia (inédita para muchos) de lo que sucedió durante ese combate. Como siempre les digo, cuando la lean, seguramente quedarán tan fascinados, al igual que yo cuando la leí por primera vez. La pelea fue una guerra de principio a fin, donde Frazier buscaba siempre a Ali con su poderoso gancho de izquierda, y donde Ali trataba de ganar asalto por asalto gracias a su rapidez de pies y manos.

Lo más interesante del combate, el mundo no lo pudo ver y sucedió en el minuto de descanso del 14 al 15. ¿Qué paso? En la esquina de Frazier, su entrenador discutía con su grupo (sin que su pupilo escuchara), para detener el combate. Diez años antes, Frazier tuvo un accidente que lo dejó parcialmente ciego de un ojo. La razón pata que Eddie Futch quisiera detener el pleito, ya que el ojo "bueno" de Frazier estaba totalmente cerrado, por lo tanto, estaba casi totalmente ciego.

En la esquina de Ali, estaba Angelo Dundee, convenciendo a Ali para que siguiera luchando. Este último le pidió a su entrenador que le quitara los guantes y detuviera el combate, exclamando que el no podía pelear más porqué sentía que iba a morir. A lo que Dundee le respondió, "si te vas a morir, muérete después que termine el asalto 15". Ali amenazo con quitarse los guantes con los dientes y entonces Dundee lo convence y le dice que detendrá la pelea cuando suene la campana.

Entonces, pasó lo inesperado. Mientras Dundee esperaba el sonido de la campana para detener la pelea, Futch decide para la pelea antes de sonar la campana (a Futch se le habían muerto 7 boxeadores en combate y eso también influyó en su decisión), ya que sabía que si Frazier se paraba a pelear y luego la paraban, se iba a disgustar muchísimo y además era más fácil controlar su molestia sentado en el banquillo (se dice que Frazier no le volvió a hablar a Futch nunca más). Cuando Ali vio que la esquina de Frazier detuvo el combate, no más le dio para alzar los brazos en señal de victoria y casi cayó desplomado e inmediatamente fue asistido por su equipo, algo que no se aprecia muy bien por el tumulto de personas que se subió al ring a celebrar la victoria.

Historias como estás son las que me enamoraron del boxeo y me han hecho crear más intriga por los púgiles del pasado y conocer episodios como este que lamentablemente quedan borrados muchas veces ya que la prensa solo le inunda de 4 boxeadores en estos tiempos. Gracias a esos escritores por esas historias, ellos son unas especies de héroes anónimos, que sin mucho ruido, enriquecen el conocimiento de fanáticos como yo que se desviven por este deporte.

Por Damian Ferrer





DANOS LIKE EN FACEBOOK