BASKETBALL FIBA

jueves, 20 de septiembre del 2018
Aniversarios de Angelo y Blondet
Héctor Blondet y Angelo Cruz han sido dos de los 'point guards' más talentosos e importantes que ha tenido el baloncesto puertorriqueño en toda su historia.

Seguramente, en un 'Top Ten' de los mejores armadores puertorriqueños, tanto del BSN como en Selecciones Nacionales, la inmensa mayoría de los encuestados deben incluir los nombres de Angelo y Blondet en esa lista privilegiada. No peco de exagerado si digo que debe ser opinión unánime.

Como baloncelistas, fueron tan sobresalientes como disímiles el uno del otro. Tenían estilos y físicos opuestos.

Héctor era alto (para la posición y la época, con 6;4). Angelo era lo contrario (5'8). Blondet tenía un estilo pausado, Cruz era eléctrico. "El Mago" no tenía comparable con sus pases espectaculares y habilidad para realizar asistencias. "El Pequeño Gigante" era imparable en sus movimientos de ataque al canasto, penetraciones, y su excepcional brinco.




Ambos nos pusieron a gozar con sus impresionantes ejecutorias en cancha. Blondet, mayormente con los Capitanes de Arecibo y Cardenales de Río Piedras, y Cruz con los Indios de Canóvanas. Mejor aún, los dos con el Equipo Nacional. También tienen en común haber jugado en el epílogo de sus carreras con los Titanes de Morovis.

Otro tema en común es que ambos conmemoran fechas importantes en el corriente mes.

El pasado 9 de septiembre recordamos la fecha del fallecimiento de "El Mago". A su vez, hoy 20 del mismo mes cumpliría 60 años Angelo.

"La verdad es que quisiera que papi apareciera para cuidar de él y darle lo que le quede de vida sin reprochar el pasado, porque no soy quién para señalar decisiones que no fueron mías," exclamó a QuePalo.com, ANGIE CRUZ, hija del "Pequeño Gigante", quien desapareció hace 20 años, dejando la angustia de saber si aún vive o no.

"Cada ser humano es responsable de sus decisiones y nadie puede cuestionar, señalar o reprochar. Nos queda respetar, perdonar y seguir amando," confesó Angie, quien tiene una maestría en Administración de Servicios Recreativos y Deportivos, y trabaja en Recreación y Deportes para el Municipio de Carolina.




Por su parte, Blondet tenía 59 de edad cuando murió de un infarto masivo mientras dormía la madrugada del 9 de septiembre de 2006. Su sepelio fue en Morovis.

"Papi era una persona bien especial, brillante y sensible. Siempre luchó por sus derechos y el de sus compañeros en el deporte, y dispuesto a ayudar al que lo necesitara. Estaba bien claro en que cada ciudadano tiene responsabilidad social," reflexionó SUQUEL BLONDET, la hija menor de Héctor (la mayor se llama Nicole).

"Otro aspecto importante para mí fue su amor por Puerto Rico. Él nació en Nueva York pero amó esta isla como si fuera suya y asimismo la representó. Siempre lo recuerdo cada vez que escucho el verso de Corretjer: 'Yo sería borincano aunque naciera en la Luna',” recordó Suquel, quien labora en Telemundo en el departamento de redes sociales y contenido web.

Ya saben, mis amigos, si van a montar su 'Top Ten' de los mejores armadores en la historia del basket boricua, sólo tienen que buscar ocho, pues la lista estaría incompleta sin Héctor Blondet y Angelo Cruz.





DANOS LIKE EN FACEBOOK