FUTBOL FEMENINO

viernes, 03 de julio del 2015
Bassett - lina
La imagen símbolo, imborrable, del triunfo de las japonesas sobres la selección nacional de fútbol femenino de Inglaterra en semifinales del Mundial FIFA, es, sin dudas la de la defensa inglesa Laura Bassett.
Esta no pudo contener el llanto de su frustración, vergüenza e impotencia tras anotar un autogol en momentos que el partido se encontraba empate 1 - 1, restando un minuto de juego.

No fue un autogol negligente, sino un lamentable accidente, pero demasiado costoso, y doloroso.
Como se aprecia en la foto, Bassett tuvo que ser escoltada para salir hacia el camerino pues se cubrió el rostro con su camisa para ocultar las lagrimas y el rostro avergonzado que seguro tendría la pobre chica. Injusto, pues había tenido un Mundial estupendo.

La jugadora defensa de pasadas Selecciones Nacionales de Puerto Rico, Sofía Grossman, me comentó en mi programa de radio, "A Swing Completo con Vázquez Muñiz" que "esa es la pesadilla de nosotras las que defendemos cerca de la portería".
Grossman, compungida por el costoso error de la inglesa, destacó un argumento técnico. "Es una jugada demasiado rápida, de improvisación. Su fallo fue patear con la pierna derecha (el balón venía por ese lado) pues le dio con el empeine del pié, y eso dirige la bola hacia el frente. Lo ideal era darle con la izquierda, para la pelota saliera hacia el lado".

Así de cruel fue el desenlace, uno donde todos, excepto las japonesas, teníamos cara de funeral.





DANOS LIKE EN FACEBOOK