BASKETBALL NBA

martes, 05 de febrero del 2019
Con el gas pelando, ¿los Rockets, volando?
El base de los Houston Rockets, James Harden, ha sido un monstruo en la ofensiva y no parece haber nadie en la liga que pueda ponerle un dedo…..literalmente.

Harden está registrando unos números ridículos con promedio total de 36.3 ppj, 6.8 rpj y 8.1 apj. Incluso, sus puntos en juegos locales se disparan aún mas a 38.7, demostrando lo que realmente significa cargar sobre sus hombros ofensivamente a un equipo.

La última persona en promediar más de 35 puntos o más en una temporada lo fue Kobe Bryant en el 2006 con los Lakers. Estos terminaron con récord de 45-37 en la serie regular y se fueron tempranitos a su casa tras eliminarse en la primera ronda 3-4 contra los Phoenix Suns de Steve Nash. ¿Antes que Kobe? Michael Jordan en el 87’ promediando 37.1 puntos por juego. Los Bulls finalizaron con récord de 40-42 y se eliminaron en la primera ronda contra los Celtics de Larry Bird 0-3.

Estos tres jugadores tienen algo en común, y es que por mas superhumanos que sean ofensivamente, el gas siempre pela para los equipos que permiten que un solo jugador los cargue ofensivamente.

Los Rockets tuvieron una excelente temporada en el 2017 finalizando con récord de 55-27, posicionándose en el tercer lugar en la conferencia del Oeste. James Harden jugó su primera temporada como armador del equipo tras el ajuste del coach Mike D’ Antoni. James finalizó con promedios de 29.1 ppj, 11.2 apj y 8.2 rpj y finalizando segundo en la votación de MVP detrás de Russell Westbrook (quien promedió un triple doble toda la temporada).

Harden fue un maestro, sin embargo, se quedó sin gasolina en los playoffs (cuando más cuentan los números) eliminándose en seis juegos contra los Spurs y teniendo un horrible sexto partido con tan solo 10 puntos lanzando 2-11 del campo. Por esta misma razón Daryl Morey, gerente general de los Houston Rockets, decidió ir tras Chris Paul en el verano del 2017, porque reconoció que un solo jugador no puede cargar a su equipo. La movida los llevó al mejor récord de la liga con 65-17 y estuvieron a solo un juego de eliminar a los Golden State Warriors y pasar la final, lo cual no pasó.

Sin embargo, esta temporada ha sido completamente distinta a la pasada. El equipo actualmente tiene récord de 31-22 (quinto en el Oeste). Debido a la ultima lesión que sufrió Chris Paul contra los Miami Heat, Harden tuvo que volver al estilo de juego que lo dejó sin gas en el 2017. En el mes de enero tuvo unos monstruosos números de 43.6 ppj, 7.6 apj y 8.7 rpj mientras lanzaba para 43% de campo, 34% del triple y 91% del tiro libre, poniendo al base en la conversación nuevamente para MVP.

Incluso con el retorno de Chris Paul luego de su lesión, este solo ha jugado 28 minutos por juego en 4 juegos, mientras que en esos partidos, Harden ha registrado un promedio de 38 minutos, lo cual son bastantes altos considerando que ahora tiene con quien compartir el balón.

Los Rockets tenían expectativas de ser el equipo que fueron la temporada pasada, cosa que han dado mucho de que hablar. El equipo ha estado constantemente tratando de volver a recuperar la identidad que tuvieron la pasada temporada, todo esto entregándole el balón a James Harden para que los lleve a la tierra prometida.

A la larga, les puede salir caro a los Rockets esta movida. Su estilo de juego de “uno contra uno”, “isolation”, puede convertirse fácil de defender, especialmente en los Playoffs considerando que el juego se vuelve más lento en esta fase de la temporada. Pero sobre todo, los Rockets tienen que mover el balón. Actualmente promedian 20.7 asistencias entre TODO el equipo. Esto los pone en la posición #29 en toda la liga apenas al frente de los Cavaliers quienes promedian 20.3 asistencias. Si el equipo logra implementar un sistema donde Harden no tenga que ser el único protagonista del equipo (como lo fueron la pasada temporada), le quitará peso de sus hombros, lo cual resultará en alargar su rendimiento para cuando realmente vale: los Playoffs. Para eso Chris Paul sigue con los Rockets, para eso se le pagó un contrato de 4 años y $160 millones, para eso el equipo lo necesita.

De lo contrario, Kobe Bryant ya lo dijo en su entrevista con Rachel Nichols: “No creo que ese estilo vaya a ganar campeonatos.”

.





DANOS LIKE EN FACEBOOK