BASKETBALL FIBA

miércoles, 29 de noviembre del 2017
Dejen de rogar
Desde hace unos años se ha convertido en una lamentable tendencia la rogativa de los directivos de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico a canasteros nacidos en los Estados Unidos que pudieran tener algún tipo de linaje puertorriqueño que los haría elegibles a participar en torneos internacionales con la camiseta de la isla.

En pocos casos han logrado que alguno de esos "boricuas" jueguen por nosotros. Ha sido un constante debate entre la fanaticada, si se debe jugar con los nacidos y criados aquí o si se deben incluir los americanos puertorriqueñizados.

Uno de los argumentos en contra es que esos jugadores no sienten nada por la isla, y que usarían la Selección como una ventana para los caza talentos para conseguir una oportunidad de contrato en Estados Unidos o Europa.

Los que favorecen su inclusión alegan que el baloncesto ha evolucionado, y es uso y costumbre que jugadores nacidos en otros países representen a otro que no es el suyo. Incluso, se han nacionalizado jugadores, como el caso de Sege Ibaka, que fue nacionalizado por España.

En el caso de Puerto Rico, hay un americano que no vaciló en aceptar la invitación, y jugó con más corazón que muchos de los nacidos aquí: Renaldo Balkman. Pero otros se comportan como los políticos, que no se quieren comprometer y dejan la puerta abierta, como para no calentarse con la fanaticada. Tal es el caso de Moe Harkless, que dijo recientemente que le interesa pero que hay que ver qué pasa.

Un jugador al que llevan años rogándole es a Shabazz Nappier. Desde que era una estrella en UConn,aquí se pusieron a venderle a la fanaticada que sería parte de la Selección. Tan reciente como hace par de meses lo incluyeron en el listado aquél de 40 nombres. En la misma entrevista a Harkless, Nappier dijo que los Trailblazers de Portland no le habían permitido jugar en la AmeriCup con Puerto Rico. Todos sabemos que nunca ha tenido la intención de jugar con Puerto Rico.

Hay muchos otros que nos dicen que son elegibles pero quedan en nada. De Andre Jordan, Devin Booker, Taj Gibson, Melsam Basabe, por mencionar algunos.

Hasta cuándo la Federación local seguirá rogándole a jugadores que apenas conocen dónde es Puerto Rico que jueguen con nuestra Selección? No es que no se busque el mejor talento disponible dentro de lo que las reglas permitan (Tyler Davis), pero una cosa es hacer una invitación y otra es rogar.

El que ruega es un arrodillao. Cualquier semejanza con un sector del país es pura coincidencia.

La Güirita
@LaGuiritaBSN





DANOS LIKE EN FACEBOOK