MEDICINA DEPORTIVA MEDICINA DEPORTIVA

sábado, 07 de julio del 2018
Al 'Boogie' le queda, no lo duden
Conocí a Demarcus Cousins hace varios años. Entre palabras y chistes me di cuenta que su reputación de malcriado y arrogante era, en realidad, condundida con su intensidad como jugador. Era el primero en llegar a la práctica, y el último en irse. Sobre todo, le gusta el reto y no se quita.

Hace seis meses presenciamos su lesión en la pierna izquierda al romperse el tendón de Aquiles. Muchos declararon sentencia de muerte a su carrera. Me entristecí por el muchacho y pensé en las posibles repercusiones financieras que enfrentaría una vez regresara. En ningún momento dude qué fuese el fin de su carrera. A “Boogie” le queda mucho, no lo duden.

El tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. Juntos, ayudan a impulsar el talón del suelo y empinarse sobre los dedos de los pies. Por ello, este conjunto de músculos y tendón se utilizan comúnmente al caminar, correr y saltar. Los desgarres en el tendón por lo general se reparan con cirugía, especialmente en el atleta. La intención es una recuperación más rápida y sobre todo, disminuir las posibilidades de que el tendón se rompa nuevamente. Eventualmente, se inicia un régimen de rehabilitación y protocolos donde el atleta se reintegre de forma paulatina a actividades específicas a su deporte. Todo este proceso puede durar entre 9 a 12 meses.

Según estudios publicados en el 2014, muchos baloncestistas de la NBA que sufren rotura del tendón de Aquiles no regresan al tabloncillo. En el período 1988-2011, 18 jugadores de la liga sufrieron esta lesión; 7 optaron por el retiro. No me sorprende, las edades promedio de los jugadores lesionados era de 30 años. A estas alturas muchos empiezan el inicio de la fase final de sus carreras y por ello, deciden no regresar ante la inminente disminución en productividad y longevidad después de la lesión.



882240495156463 on piZap.com


No creo sea el caso con Demarcus. Primeramente, sufrió esta lastimadura a los 27 años. Muchos pensarán que esto es un factor detrimental. Al contrario, significa que es joven y su probabilidad de recuperación es más favorable en comparación a otros que han sufrido esta lesión con mayor edad. Lo más probable mermen sus promedios; sinembargo, su efectividad como jugador podrían incrementar en Golden State. Se consideran otros atributos (además de los puntos, rebotes o asistencias) para cuantificar la valía de un jugador dentro dentro de un colectivo. El fin de este análisis es establecer las cualidades del atleta, adaptadas a las circunstancias de un equipo y determinar numéricamente cuan efectivo es.

Boogie sabe que su rol con los Warriors es complementario. Sigue siendo uno de los jugadores más fuertes en la liga, su brinco puede ser sustituido utilizando este atributo físico para desplazar su oponente en busca del canasto o rebote. Tendrá mayor longevidad redistribuyendo sus esfuerzos con los otros componentes del trabuco que han montao’. Cogío un cantazo en el salario a raíz de esta lesión, pero, ser parte de una dinastía hoy día como la que perfila en Golden State, deja chavos más allá de de las cláusulas contractuales. No están mal los $5 millones que recibirá la próxima temporada. El salario no debe ser un issue permanente, siempre y cuando sobreviva su eventual regreso a la cancha y sobre todo, controle su carácter. Nadie mejor que Steve Kerr para trabajar con todos estos retos.

Good luck Boogie!

« William Felix MD, CAQSM
Events Medical Director at National Basketball Association
Sports and Emergency Medicine Florida Hospital Medical Group
Assistant Professor at Florida State University College of Medicine
Assistant Professor at University of Central Florida College of Medicine »

.





DANOS LIKE EN FACEBOOK