BASKETBALL BSN

miércoles, 05 de agosto del 2015
¿Hacia donde dirigimos nuestras categorías menores?
¿En dónde quedaron los torneos competitivos donde podíamos sacar una gran cantidad de baloncelistas de impacto? ¿Se convirtió en un negocio el manejar nuestras categorías menores? ¿Se dejó de ser un taller para el desarrollo de nuestros atletas para convertirlo en un simple negocio?

La realidad es que hoy día los torneos federativos especialmente Juvenil y Novicios se han convertido en simples competencias para participar y no un taller de desarrollo para nuestros atletas.

En el 1982 solo habían 40 equipos de Novicios y 52 de Juvenil. Actualmente ambos torneos sobrepasan los 150 equipos. Pero solo un pequeño porciento pueden ser equipos contendores.

El pasado 2 de agosto, el Torneo Juvenil celebró su jornada de partidos y cerca de nueve encuentros fueron juegos abiertos por más de 30 puntos. Bueno, uno de ellos fue una ventaja de 102 tantos. ¿En serio? Si, así como lo lee. ¿Cómo puede ser esto posible?

El Novato del Año de la temporada 2015 del Baloncesto Superior Nacional (BSN), Wil Martínez indicó mediante su cuenta de Twitter, “esas pelas así lo que da es lástima porque se nota que no estamos progresando o haciendo lo debido para producir talento.”

Seamos realistas, ¿cómo podemos medir el talento de nuestros jóvenes ante encuentros tan abruptos como el de este fin de semana?

¿Quiénes son los responsables? ¿Equipos que buscan el mejor talento para simplemente ganar un campeonato, los equipos que simplemente buscan competir sin importar el resultado o la misma Federación que permite esto?

Todo equipo desea ganar pues para eso se trabaja, para ser el mejor. Pero vuelvo y repito, ¿ cómo podemos medir el talento de nuestros jóvenes ante encuentros tan abruptos como el de este fin de semana?

“Los equipos contendores al campeonato que me parece que son como 10, si tienen un juego duro en la regular es mucho. Y eso nos resta porque los mejores talentos no se están desarrollando ya que en los juegos abiertos no se puede probar a un jugador”, comentó Bryan Eloy, fundador de Buzzer Beater.

“No es hasta la fase de los octavos de final que se puede ver un poco más de competitividad y que los equipos favoritos comiencen a sudar un poco la gota gorda”, abundó Eloy, también jugador de baloncesto.

Pero seamos un poco considerados también, el deporte es una puerta a jóvenes o franquicias que ven el baloncesto como recreativo y una ayuda a nuestra juventud a sacarlos de la calle. Pero, ¿tienen idea lo que puede causar una derrota de 102 puntos en estos jóvenes? Esto lleva a nuestros atletas a la frustración, a no regresar a una práctica, un juego. Y esto no es lo que deseamos en nuestros jóvenes.

Sería ideal poder clasificarlos por divisiones la cual se llevaría a base de pasadas actuaciones. Quizás así evitaríamos frustraciones en nuestros deportistas. La realidad es que no es justo para el equipo que gana ampliamente y mucho menos para el conjunto que las pierde desastrosamente, ninguno sale beneficiado en algo, ni mejora como grupo y ni adelantamos en el desarrollo de nuestros baloncelistas.

Está en la Federación poder desarrollar un plan estratégico para el desarrollo de los jóvenes que practican el baloncesto pues ellos son el futuro del deporte. No creo que sea tan difícil trabajar más, practicar más que promover torneos todo el año. Nuestros niños están expuestos a juegos casi todos los fines de semanas y es imposible mejorar sus deficiencias en los juegos. Donde único el deportista mejorará y desarrollará sus habilidades es en las prácticas.

Tenemos que comenzar a cambiar la mentalidad para que tengamos mejores resultados en un futuro: esto es deporte, no un negocio.





DANOS LIKE EN FACEBOOK