BASEBALL MLB

lunes, 06 de mayo del 2019
Strike cantado a Alex Cora
Les confieso que de primera instancia dudé si todavía Alex Cora era el dirigente de los Red Sox. Me dio la impresión momentánea que ahora los dirigía Carlos Delgado tan pronto leí que el 'manager' de las Medias Rojas le dará un desplante al presidente de los Estados Unidos.

Delgado, quien devengó $146 millones de dólares americanos trabajando en USA, es un abierto crítico y detractor del "imperialismo yankee", de manera que de él no me sorprendería una actitud anti Casa Blanca.

Que quede claro, pienso fue una total injusticia de los periodistas norteamericanos haberlo sacado de la boleta al Salón de la Fama (HOF) en a penas su primer año de elegibilidad. Los números producidos dentro del terreno de juego no deben ser ignorados por comentarios y situaciones al margen, como su incidente con el "God Bless America" tras el 9-11

Pero, ¿de Alex Cora?

El haber participado Cora activamente con el rescate de Puerto Rico tras el huracán María fue encomiable, pero con esta decisión no ayuda en nada a dicha causa. Es un desplante. No se trata de Donald Trump, se trata del Presidente de Estados Unidos, país donde se juegan las Grandes Ligas, y al cual pertenece la ciudad de Boston, y el estado de Massachusetts.

Así veo yo esta determinación del dirigente cagüeño de no asistir al tradicional saludo en Casa Blanca con el equipo campeón de la Serie Mundial. Como diría Clint Eastwood, "The Good, The Bad and The Ugly"


LO BUENO

+ La gerencia de los Boston Red Sox tiene la elegancia de ser flexibles a la hora de permitir quién quiere ir y quien no. No estoy seguro si todos los demás 29 equipos de MLB harían lo mismo.


LO MALO

- Justo en el momento cuando por fin Boston comienza a jugar buen béisbol, tras un abril olvidable, su propio dirigente crea esta distracción y controversia. Totalmente a destiempo e innecesario.


LO FEO

> Cora alega que no va porque no está satisfecho de cómo el gobierno de Trump ha bregado con Puerto Rico tras María. Pues, si nos basáramos en que esa hipótesis fuese correcta, con más razón Cora tenía que aprovechar esta oportunidad única, e ir a Casa Blanca, y personalmente, decirle de frente al señor presidente qué él, a nombre del pueblo e Puerto Rico, está insatisfecho con su plan de ayuda y con sus comentarios en Twitter sobre nosotros. Emplazarlo ahí mismo a que se comprometiera con la Isla. A Cora lo iba a escuchar. La ocasión y el lugar eran perfectos.

Lamentablemente, Cora dejó pasar un lanzamiento perfecto para hacerle swing. Hubiera conectado de hit a nombre de todo el País. Pero, se quedó con el bate al hombro viendo un strike cantado. Por fortuna no fue el tercer strike...





.





DANOS LIKE EN FACEBOOK