BASKETBALL BSN

lunes, 12 de marzo del 2018
BSN: Una Serie Regular sin sentido
El torneo 2018 del Baloncesto Superior Nacional (BSN) se celebrará con la participación de 9 equipos: Leones, Capitanes, Piratas, Vaqueros, Atléticos, Caciques, Cariduros, Santeros y Cangrejeros. El formato de clasificación a la postemporada anunciado por la liga es que un sólo equipo se elimina.

Antes de que suene el silbato inicial, se sabe que los Cangrejeros de Santurce será el equipo que se quedará fuera de la postemporada. Y no hay que saber mucho de baloncesto para afirmar eso. Su propio apoderado, en un derroche de honestidad, le manifestó a un periodista deportivo que su equipo será uno "low budget".

Su intención no es mala, quiere presentar una plantilla con la que le pueda cumplir los compromisos económicos, diferencia marcada con muchos otros apoderados que firman acuerdos contractuales ridículos que después no cumplen, fomentando la cultura de los #YeyoMeDeben.

Pero en el deporte profesional no hay premio para la honestidad. Se corona un equipo campeón, que usualmente es el que aglutina el mejor talento (o química) disponible. Eso de "lo importante es participar" es para las ligas infantiles. En el BSN, al igual que en cualquier liga profesional, se juega para ganar. O al menos así debe ser.

Es responsabilidad de la liga velar porque los equipos hagan un esfuerzo genuino de formar equipos con expectativas de ganar. Ahora mismo, el equipo de Santurce no tiene siquiera un dirigente nombrado, y anunciaron que no contratarán refuerzos para ahorrar dinero. Eso no ayuda a la liga. El existente pero inepto Comité de Nuevos Apoderados no se preocupa por aprobar personas serias y comprometidas que tengan el capital suficiente para correr una franquicia profesional.

Siendo esa la situación, los Cangrejeros tienen opciones reales de batir la marca de derrotas en la historia de la liga, por lo que la serie regular será un fiasco, en la que no habrá emoción alguna ni incentivo para que los fanáticos acudan a las canchas, sin mencionar el efecto que puede tener sobre el mercadeo de la liga en los primeros meses de competencia.

Para que la serie regular tenga algún tipo de sentido, propongo que clasifiquen los mejores seis equipos. Que los dos equipos con mejor marca al finalizar la serie regular pasen directamente a semifinales, dejando a los otros cuatro luchando esos dos puestos a la semifinal. Esa miniserie podría ser a un máximo de 5 juegos, jugando el 3 contra el 6 y el 4 contra el 5, como sugerió el amigo Marcos Mejías.

Siempre he favorecido las series y aborrecido los "round robin", ya que este último formato desvirtúa el esfuerzo de los equipos que jugaron bien en la serie regular. Eso de empezar en cero es injusto para el que jugó bien en la regular. El formato que propongo le da emoción a la clasificación, y pondría las últimas dos semanas de la serie regular en un estado de guerra campal por intentar alcanzar esa clasificación a la serie semifinal.

Ojalá la liga tenga la capacidad de reconocer que lo de Santurce empaña la celebración de los 90 años del BSN.





DANOS LIKE EN FACEBOOK