BASKETBALL BSN

martes, 04 de septiembre del 2018
Vaqueros vs Capitanes ¿Quién gana?
Vaqueros versus Capitanes, La Final Más Esperada

A la final de cualquier deporte siempre o casi siempren, llegan los favoritos, y digo esto porque tanto los Vaqueros como los Capitanes desde el día uno, fueron los dominadores del torneo. Ambos, demostraron ese dominio que los hace ser catalogados como 'favoritos', no solo en el papel, incluso en el "standing" de la temporada regular fueron el uno y dos respectivamente. Con eso en la línea sabemos en que dirección se jugará esta final.

Son viejos conocidos, ya jugaron una final hace muy poco tiempo (2016), y también han jugado una en el 2010 y otra en el 2005. Todas esas finales la ganó el equipo capitán, por ende hay mucho morbo en este 2018. "A la cuarta va la vencida", gritó un fanático de Bayamón esta mañana en la fila de la boletería vaquera. Un escenario inmejorable para esta grandísima y emotiva serie final.

En la parte táctica, llegan dos equipos con gran poder de anotación y con posiblemente el mejor núcleo nativo de toda la liga. En cada posición, los dos equipos llenan de calidad sus filas con jugadores de alto perfil y de materia prima boricua. Equipos con basto poder de anotación pero que distribuyen el balón de manera muy distinta. En Arecibo, viven de la creación y anotación individual de sus perimetrales y de trabajar el juego de 'fuerza bruta' en la pintura. Atacan mucho por tierra buscando contacto y que las defensas rivales se descoloquen.

Tanto, Walter Hodge como David Huertas son los tenores de esta orquesta. Tienen el balón en sus manos la mayoría del tiempo, crean muchas situaciones de juego y van siempre buscando la anotación. Ahí, recae la virtud y debilidad de este equipo. Dependen demasiado de ellos dos, al punto de que cuando no están en ritmo pierden demasiado en su juego. Aunque el elenco de los Capitanes no culmina ahí, ya que Davon Jefferson es un refuerzo de calibre que juega todo el tiempo en eterno contacto y brinda el equilibrio que necesitan.

Arecibo, la pasa mal cuando caen en la excesiva individualidad. Poseen muchos recursos, sin embargo han sufrido de más en esta postemporada por culpa de esa involución colectiva que en ocasiones les debilita. Juego decisivo ante Fajardo y juego 7 ante Ponce, son dos evidencias de que Arecibo pierde la brújula fácilmente e innecesariamente. Se han alejado de atacar para pasar y han sacrificado también sus tiros triples producto de su movimiento de balón. Sin embargo, cuentan con tanto talento individual que los hace ser tan temidos. Porque esa es la carta maestra de Huertas y Hodge: que ganan series y partidos grandes a base de esfuerzo, talento y defensa.

Sin duda, David Huertas ha vuelto a recalcar que él es el mejor jugador nativo del BSN, pues juega en ambos lados de la cancha y tiene la capacidad de ganar partidos por sí mismo. Actuación memorable ante Fajardo y sublime en el juego 7 contra Ponce, ese es David Huertas.

En el lado de los Vaqueros, la táctica suele ser diferente. Su juego pasa por mover el balón buscando siempre a sus tiradores abiertos. La llegada de Ike Diogu le cuadró a Bayamón su rotación. Ahora, tienen a un jugador con jerarquía, que domina la parte individual del juego y que les da esa dimensión que habían perdido con la salida de Ricky Ledo. Movimiento de balón de adentro hacia afuera, contrataque eficiente y aportación colectiva, en eso se basa esta edición de los Vaqueros. También la mejora en la lectura de juego de Joseph Soto sabiendo como encarrilar partidos y descrifrando lo que el juego pide y necesita ha hecho que la ofensiva de Bayamón tenga muchas menos lagunas en medio de los partidos.

La pintura de los Vaqueros es la más híbrida y atlética de toda la liga. Con Ysmael Romero, Ike Diogu y Ramón Clemente son complicados de detener. Tienen ese alcance demoledor, que se conjuga muy bien con el juego aéreo de Bayamón.

Una buena partida de ajedrez entre estos dos equipos comienza hoy en Bayamón.

Apelando a la lógica de juego, me inspiro y tengo el pensamiento de que los ajustes grandes definirán la serie. ¿Cuál de los dos equipos tienen el personal y virtud para cambiar y adaptarse al otro?, pues pienso que los Vaqueros tienen ese extra colectivo, capaz de adaptarse a cualquier situación de juego. Más Nelson Colón ya se lo ha hecho a este grupo de Arecibo en varias finales. Poder crear ajustes sustanciales son el sello de cualquier serie.

Bayamón tiene para defender a Arecibo de todas las formas y puede hacerles daño tanto en el juego aéreo, juego terrestre, contrataque y poseen la ventaja de cancha local. Por esas razones me decanto por los Vaqueros para alzar el título 2018 en lo que será una memorable serie final.

.





DANOS LIKE EN FACEBOOK